Portada Pequeña muerteAsistir a la presentación de un libro puede llegar a ser una caja de sorpresas (o “como una caja de bombones”, como decía Forrest Gump), sobre todo cuando es el primer libro publicado de un autor. El jueves 10 de abril tuve la oportunidad de que todo esto se cumpliera: por un lado, “Pequeña muerte” es el primer libro de poesías que Enrique Urbano publica; y segundo, la presentación me sorprendió por la dinámica del presentador y del autor, y por la participación en la lectura de poesías por parte de amigos con una preciosa canción como colofón interpretada por Luis Cadenas a la guitarra acompañado por Llucia Gomila al violín. Y es que al fin y al cabo, la música también es poesía.

A Enrique lo conocía en su faceta de bloguero a través de Mallorcablogs, y por fin he tenido la oportunidad de conocerle en persona en la presentación que hizo en la librería y cafetería Literanta (la misma donde yo también presenté mi novela). He de decir que no soy gran conocedora ni amante de la poesía, por desgracia es una vertiente que nunca he llegado a comprender, sólo puedo juzgar por si la entiendo y me gusta o si me transmite de algún modo. Y en este caso, las lecturas que se hicieron de las poesías de Enrique Urbano han despertado algo en mí, no sé si cierta curiosidad hacia la poesía en general o hacia sus poemas en concreto.

Me gustó mucho su respuesta ante la pregunta que le formuló su interlocutor sobre qué había sentido al tener el que es su primer libro entre las manos, me sentí muy identificada con sus palabras, con la emoción que desprendían. Hace menos de un año yo también me sentí así. Tanto para él como para mí, es algo difícil de explicar, porque en ese momento por fin tienes delante algo muy especial, algo tuyo, “tu niña”.

 

Poesía

 

Sin embargo, me llamó mucho la atención el hecho de que para él el mejor momento del día para escribir es por la mañana, cuando uno está fresco y no se siente “contaminado” por los malos rollos o influenciado por lo que le haya sucedido en el día. A mí, por el contrario, es lo que más me inspira, ese final del día en el que te paras a pensar y puedes optar por dejarte contaminar, o lo que es mejor: ayudarte de la escritura para huir de aquello que no te ha gustado o recrearte en lo que sí. No sé si será por eso que siempre me he desenvuelto mejor en la prosa, aunque de pequeña intentara ser poetisa (como supongo que a muchos también os ha pasado) escribiendo en forma de versos sin métrica lo que se me pasaba por la cabeza. Esos versos se me quedaban cortos, nunca he sido capaz de condensar tanto en “tan pocas palabras”, es decir: coger la madeja que se formaba en mi cabeza y encontrar la forma de desenredarla convirtiéndola en metáfora.

Como comentaba antes, no entiendo mucho de poesía, pero he de confesar que mientras leía los poemas del libro me he sentido muy identificada con algunas de las interpretaciones que de ellos hacía, supongo que de eso se trata: de hacer de las palabras algo subjetivo.

Al finalizar la presentación, Enrique Urbano nos hizo un regalo a cada uno de los presentes: un sobre en cuyo interior incluía una poesía. Me gustaría compartir la introducción de la mía con vosotros:

 

< Werra >

Falta de pareceres

para votar sentencia

por división de cuantos

son menesteres.

(Enrique Urbano)


No sé si con mi post he hecho despertar vuestra curiosidad hacia la poesía de Enrique. Si os apetece conocer más sobre él y su obra, no dudéis en visitar su blog, allí podréis leer algunos de sus poemas. También podéis encontrar más información sobre “Pequeña muerte” en la página web de la editorial Círculo Rojo.

Después de la experiencia, no descarto intentar leer algo más de poesía para tratar de romper esa barrera que me separa de comprenderla, de hecho tengo pendientes dos libros de poemas de un autor del que os hablaré más adelante.

¿Y a vosotros, os gusta la poesía?

0

Compartir Entrada
Nací en Madrid a mediados de los años 70 y desde muy pequeña mostré mi afición a la escritura a través de cuentos y novelas cortas. Licenciada en periodismo, pero me defino a mí misma como "comunicadora digital". En 2013 publiqué mi primera novela: "Fotografiar la lluvia" (Algón Editores), y en 2014 recopilé diversos relatos propios en la antología "Lo que encontré en un cajón", disponible en Amazon. "Neurogénesis" es mi segunda novela (ed. Algón Editores, 2015)

relacionados entrada

4 Pensamientos en ““Pequeña muerte”, de Enrique Urbano

  1. ThoryKira says:

    A mí sí me gusta la poesía, de hecho, también estuve en esa presentación que comentas, y en la anterior, y como tú, escribí mis impresiones de ambas en uno de mis blogs.
    La poesía, como otras formas de literatura, se presta a la interpretación del lector, y, en mi opinión, de forma muy acentuada, incluso a veces depende del estado de ánimo con el que uno lee esos poemas.
    Por cierto, el poemario de Enrique me ha encantado.

    • Lluvia Beltrán says:

      A mí también me ha gustado el poemario, al leerlo me dejé llevar por mi propia experiencia y por cómo me podía sentir identificada, hay un par de poesías que las guardaré a buen recaudo 😉 Por cierto, ¡leí tu post!
      Gracias por pasarte y comentar :-*

Comentarios

Tu correo electrónico no será publicado. Nombre/Email requeridos*

Puedes usar estos HTML tags y attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>