Siempre he leído por las redes y en entrevistas a escritores lo recomendable que es participar en concursos literarios para conseguir publicar o darte a conocer, aunque creas que tu texto no es lo suficientemente bueno, porque nunca se sabe. No sé a vosotros, pero a mí muchas veces me ha sucedido que cuando veía alguna convocatoria no tenía ningún texto que se adecuara a las bases o no se me ocurría  nada para escribir a propósito y presentarlo, mucho menos si se trataba de un concurso de novela. Para más inri, todos los relatos que tenía terminados y que creía que merecían la pena los recopilé para la antología Lo que encontré en un cajón, y he estado una larga temporada sin ser capaz de dar forma a nuevas historias breves, a excepción de los microrrelatos para el reto 5 líneas.

La suerte está echada

La suerte está echada

Sin embargo, hace unas semanas, tras leer una novela que me dio mucho que pensar, comencé a escribir de forma espontánea una idea que comenzaba a gestarse en mi cabeza y cuyo principio y desenlace no tenía muy claros; lo hice sólo por escribir, como un juego para llamar a la inspiración. Finalmente conseguí dar forma a un relato, y por fortuna tanto su temática como su largura son ideales para algunos concursos que he visto en varias webs. ¡Por fin!

Así que he decidido probar suerte.

No puedo hablar del relato pero lo que sí que puedo comentaros es que se trata de algo que me emociona bastante. No es que espere ganar, lo que más me ilusiona es seguir creando historias diferentes entre sí, ya sea porque algo en concreto me haya inspirado, porque de una historia surja otra o porque, simplemente, me obligue a escribir y consiga redactar algo bueno. Eso me ayuda a desconectar de lo que ya está creado e intentar superarlo.

Supongo que los concursos son una excusa en ese sentido, y lo cierto es que pueden llegar a ser un cierto empujoncito no solo para llamar a la creatividad sino también para sentir que sigo luchando por lo que me gusta hacer.

Compartir Entrada
Nací en Madrid a mediados de los años 70 y desde muy pequeña mostré mi afición a la escritura a través de cuentos y novelas cortas. Licenciada en periodismo, pero me defino a mí misma como "comunicadora digital". En 2013 publiqué mi primera novela: "Fotografiar la lluvia" (Algón Editores), y en 2014 recopilé diversos relatos propios en la antología "Lo que encontré en un cajón", disponible en Amazon. "Neurogénesis" es mi segunda novela (ed. Algón Editores, 2015)

relacionados entrada

2 Pensamientos en “Concursos

Comentarios

Tu correo electrónico no será publicado. Nombre/Email requeridos*

Puedes usar estos HTML tags y attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>